Hooke: La ley de Hooke

Estiramientos para recuperar la forma

Robert Hooke es uno de los grandes de la ciencia del siglo XVII, pero su popularidad dista mucho de la que merece su obra. La ley que lleva su nombre y que versa sobre el comportamiento de los cuerpos elásticos es su aportación más conocida, pero ni mucho menos la única.

Contemporáneo y gran rival de Newton, concluyó que el movimiento planetario era una cuestión mecánica y dio así un paso crucial hacia la idea de gravitación universal. Perfeccionó el microscopio y lo empleó en una infinidad de observaciones que plasmó en imágenes de una belleza solo equiparable a su importancia científica. Experimentador infatigable, desarrollo la primera cámara de vacío, uno de los primeros telescopios reflectantes y variados instrumentos meteorológicos y de medición. Y todavía halló tiempo para liderar la Royal Society y supervisar la reconstrucción de Londres tras el incendio de 1666. A nadie le extrañará, pues, que se le conozca como el "Leonardo británico".

Traducido en 3 idiomas:

  • Francés
  • Italiano
  • Ruso
Descargar índice
Portada del libro Hooke: La ley de Hooke

Ver todos mis libros